Es imprescindible tener conocimiento sobre las capacidades cognitivas a la hora de desarrollar proyectos donde la función principal es explicar y dar a entender una información como es el desarrollo de piezas de motion graphics.

El proceso cognitivo es nuestra capacidad para aprender y relacionar conceptos, esto requiere por parte del espectador cierto aprendizaje previo y experiencia, analizaremos y haremos paralelismos sobre el modelo cognitivo aplicado al mundo audiovisual. Al igual que la psicología cognitiva, nuestro objetivo es la creación de conocimiento pero basándonos en estas bases de mecanismos automáticos del modelo cognitivo.

Estas actividades funcionan entre si para obtener un comportamiento determinado, los procesos cognitivos básicos son:

Percepción.

Las tareas implicadas en la percepción de información son auditivas y visuales, debemos saber manejar bien estos dos elementos durante el desarrollo de la pieza para que el nivel de procesamiento posterior sea el óptimo.

Es fundamental conseguir un buen nivel de percepción del mensaje para que funcionen el resto de procesos cognitivos.

Atención.

Es el proceso cognitivo que nos permite seleccionar y centrarnos en estímulos relevantes. Tiene varias características clave:

Amplitud: es la cantidad de información que podemos atender al mismo tiempo.

Intensidad: Es el número de recursos atenciones que se prestan a un estímulo.

Desplazamiento de la atención: Es la capacidad de poder cambiar el foco de atención de un estímulo a otro.

Control: Podemos dividir entre atención voluntaria, donde el individuo controla y regula los procesos cognitivos y la involuntaria donde el receptor puede sentir estímulos y prestar atención de forma pasiva.

Debemos ser conscientes de este desglose a la hora de elaborar nuestra pieza de animación, ya que la escala, la forma, la velocidad, todo influye en la captación de atención y se debe planificar donde queremos que nuestro espectador la dirija.

Memoria.

Es la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente, en este sentido y si lo extrapolamos al mundo audiovisual podemos tener dos puntos de vista. Primero la predisposición del receptor por su propia cultura y aprendizaje, esto marca la capacidad de retentiva que tendrá de la información que le estamos enseñando y por otro nuestra capacidad de disposición de los elementos de la pieza audiovisual para conseguir que la información quede retenida.

Cuando desarrollamos una pieza de animación, debemos ser conscientes de los procesos cognitivos para trabajar la información para su mejor entendimiento. En el mundo audiovisual aparte del tiempo, sonido y visual no podemos olvidar que nuestros espectadores cada día tienen mas cultura audiovisual y que esta evoluciona rápidamente, debemos adaptarnos y ser conocedores de esta cultura para tener éxito en nuestras piezas.

Next
Oda a MTV Idents
Comments are closed.